Writer Officina Blog
Ultime Interviste
Dacia Maraini nasce a Fiesole (Firenze). La madre Topazia appartiene a un’antica famiglia siciliana, gli Alliata di Salaparuta. Il padre, Fosco Maraini, per metà inglese e per metà fiorentino, è un grande etnologo ed è autore di numerosi libri sul Tibet e sull’Estremo Oriente. Nel 1943 si trova con la famiglia in Giappone e vive la drammatica esperienza di un campo di prigionia. Ad oggi, è considerata a pieno titolo "la signora della letteratura Italiana".Gli ultimi romanzi pubblicati con Rizzoli, sono Corpo Felice e Trio.
Erri De Luca. Nato a Napoli nel 1950, ha scritto narrativa, teatro, traduzioni, poesia. Il nome, Erri, è la versione italiana di Harry, il nome dello zio. Il suo primo romanzo, “Non ora, non qui”, è stato pubblicato in Italia nel 1989. I suoi libri sono stati tradotti in oltre 30 lingue. Autodidatta in inglese, francese, swahili, russo, yiddish e ebraico antico, ha tradotto con metodo letterale alcune parti dell’Antico Testamento. Vive nella campagna romana dove ha piantato e continua a piantare alberi. Il suo ultimo libro è "A grandezza naturale", edito da Feltrinelli.
"Il destino di ogni uomo è un segreto sepolto nel silenzio" A pronunciare queste parole è Glenn Cooper, uno scrittore che ha venduto milioni di copie in tutto il mondo e che ha un legame particolare con la storia Italiana. Il suo ultimo libro si intitola Clean - Tabula Rasa e racconta di una epidemia mondiale molto simile a quella che abbiamo appena vissuto.
Altre interviste su Writer Officina Magazine
Ultimi Articoli
Manuale di pubblicazione Amazon KDP. Sempre più autori emergenti decidono di pubblicarse il proprio libro in Self su Amazon KDP, ma spesso vengono intimoriti dalle possibili complicazioni tecniche. Questo articolo offre una spiegazione semplice e dettagliata delle procedure da seguire e permette il download di alcun file di esempio, sia per il testo già formattato che per la copertina.
Fabula, trama e chiacchiere davanti al fuoco. Perché non proviamo a raccontare una storia come lo faremmo di notte, con degli sconosciuti, attorno a un fuoco? Perché non dimentichiamo le tecniche della fabula e dell'intreccio per trasformare la trama in una storia tatuata sulla pelle di chi legge o ascolta? È davvero così importante seguire uno schema e incanalarci nel modus operandi corrente?
Scrittori si nasce. Siamo operai della parola, oratori, arringatori di folle, tribuni dalla parlantina sciolta, con impresso nel DNA il dono della chiacchiera e la capacità di assumere le vesti di ignoti raccontastorie, sbucati misteriosamente dalla foresta. Siamo figli della dialettica, fratelli dell'ignoto, noi siamo gli agricoltori delle favole antiche e seminiamo di sogni l'altopiano della fantasia.
Home
Blog
Biblioteca New
Biblioteca All
Biblioteca Top
Autori
Recensioni
Inser. Romanzi
@ contatti
Policy Privacy
Writer Officina
Autore: Franco Arbore
Titolo: El Juramento
Genere Romanzo
Lettori 265
El Juramento
Esta es una historia totalmente concebida, y quiere resaltar lo que nos puede pasar, a cada uno de nosotros, cuando tratamos con perjuros.
Quienes, como algunos de los personajes, prestan juramento sobre el ataúd de un ser querido, comete su conciencia y su honor; y al hacerlo, se compromete a cumplir las obligaciones asumidas ya mantener hasta el final, ciertos comportamientos de solidaridad entre hermanos: ligados a la memoria.
El protagonista se comportará así; pero no tres de los hermanos que juraron con él: no tuvieron fe, y..., con el tiempo, le arruinaron l'existencia.
Al comienzo de la historia, el protagonista Francisco Studiante y sus hermanos son jóvenes, y nada más.
Primero con uno y luego con los otros dos, juntos, Francisco tendrá que lidiar durante muchos años; el famélico egoísmo, sin embargo, despertado por la enorme cantidad de dinero ganado con empresas exitosas, hizo que los tres olvidaran todo lo que habían dado esperanza al protagonista.
Con atrevidos comportamientos, los tres, a su vez, y a lo largo de la historia, llevan a cabo acciones perversas y fraudulentas: esgrimir falsos pretextos y motivaciones inexistentes, pero extraordinariamente eficaces sobre el alma de un hombre de bien como Francisco.
Hacia un hombre honesto los malvados siempre comienzan por engañarlo con falsas promesas y mostrándole la mayor consideración, pero ya tienen en mente, debidamente urdido, un plan diabólico: encaminado a engañar su buena fe.
Y tienen éxito.
Las personas leales nunca obtienen ningún crédito en la vida, pero pueden mirarse en el espejo sin escupirles en la cara.
Los tres..., pretendieron jurar? A Francisco..., queda la duda.
¿Le dará el tiempo..., las respuestas correctas?
- ¡Y aquí abro un paréntesis, Don Nicò!
⪡El hermanito ya trabajaba en la empresa conmigo y con nuestro hermano mayor, y siguió haciéndolo incluso después de que me fui; desafortunadamente para mí, solo por unos meses, como puede ver.
Unos años antes, le había señalado y propuesto a mi hermano Pascual, que hubiera sido más apropiado que le hubiésemos dado
aunque sea una pequeña parte de nuestras acciones; solo para que se sienta más satisfecho y para animarlo: y así remediar en parte, pensé, algún mal que él pensaba que le habíamos hecho los dos, pero sin que yo pudiera convencerlo.
Podría haberle vendido las acciones, pero esto me hubiera puesto en minoría con mi hermano Pascual, y me rendí; la razón fue que entrar en la minoría, como consecuencia, podría haberme creado problemas.
Durante ese tiempo el hermanito tuvo grandes problemas, y no solo económicos, y me tocó a mí ayudarlo.
Primero saldé el sobregiro de una cuenta corriente que él había abierto por iniciativa propia en un banco cuyo director, había sido compañero mío de escuela, lo había amenazado con enviarle los documentos legales, si no lo reseteaba y cerraba: y me costó casi cuatro millones de liras.
Luego le robaron el auto, que aún no había terminado de pagar; y para pagar la factura de la financiación, pagué casi otros siete millones de liras.
Y finalmente, por suerte para él, mostró la voluntad de poner fin a ese período desafortunado de su vida: que con mi ayuda concreta, finalmente logró superar.
Cuando llevé a la farmacia la receta de medicamentos que me había recetado el médico, y mi amigo farmacéutico al leerla me dijo “Si tu hermanito tiene la voluntad de salir de esto, ¡lo hará!" "¡Eso espero sinceramente!" le respondí; y por la receta pagué, una vez más de mi propio bolsillo, unas buenas doscientas cincuenta mil liras.
Fin de paréntesis.⪢
- En cuanto a por qué había dimitido, o había sido despedido por Pascual, Don Nicò: tuve un bubbio; ese tipo de muchachos
aprenden a mentir perfectamente, y hacen de la mentira un arma; Yo no sabía la verdad, -y aún no la sé- y me preocupaba su iniciativa de emprender su propio negocio; Me prometí que le preguntaría, pero nunca lo hice.
- ¿Creíste que recayó?
- No del todo Don Nicò, pero uno nunca sabía.
- ¡Bien! Entonces... tal vez porque sabía de tu condición económica, y sobre todo, viendo lo que me decías, entendió muy bien de tu disponibilidad incondicional hacia él.
- Y luego, tu hermano Pascual, por el contrario, se había quedado sordo a esas vicisitudes; imagínate si se hubiera gastado esa cantidad en una receta, aunque eso significara sacar a tu hermanito del túnel...
- De todos modos Francì, empiezo a entender la personalidad de este otro hermano tuyo.
- Bendito eres, Don Nicò: Yo no, en cambio, no lo entendí enseguida.
- Veo a los personajes de tu historia con ojos de extraño, mientras tú, Francì, tenías fe en tu juramento: fue eso lo que te deslumbró.
- Lo sé: con mis hermanos siempre he actuado con el corazón, y sólo eso me queda.
- Y te parece poco, Francì: ¡eres más rico que ellos!
- Mmm...!
⪡Bueno, continuando, después del almuerzo, y antes de prepararme el café llamé al obrero, que ya estaba en el trabajo, y le dije que me ensillara a Billy, mi viejo castrado mestizo; mientras tanto despejé la mesa, lavé los platos y la vajilla y yo salí de la casa: lista, para montar a caballo.
Esa vez también me puse un cortavientos: el cielo se había nublado y prometía lluvia, pero de todos modos había decidido
salir a caminar.
Billy estaba listo, al igual que Tommy, que había visto el caballo ensillado y comprendió.
A la salida, tomé la avenida, y al rato, cruzando la ruta provincial, decidí irme a otro lugar: totalmente distinto a la mañana.
En el área donde decidí ir no había grandes extensiones abiertas, pero solo colinas boscosas.
Con Billy, yo no galopé: era viejo y no muy corredor; aunque el padre, en la pista, hubiera sido un campeón, la madre era una mestiza: y las características del caballo de carreras, en él, se habían perdido.
Como siempre con él, seguí el ritmo: disfrutando de la zona y apreciando, cada vez más, el lento paso del tiempo.
El perro a veces nos precedía o se quedaba atrás para husmear, con el hocico pegado al suelo, entre la maleza.
En un pequeño claro estaban las ruinas de un antiguo cortijo, y de un jazzo (Cercos de piedra seca para refugio de ovejas) sobre el que aún se veían en algunos puntos, en lo alto del muro, aquellas piedras planas, que sobresalían, que servían para impedir la escalada de los lobos sobre él, protegiendo así a las ovejas que allí se detenían durante la noche.
Bueno, allí me asaltó un hedor, causado tal vez por la carcasa en descomposición de un animal; como en una película del oeste, me puse en los zapatos de un vaquero y comencé a buscar.
El perro lo encontró antes que yo, a unos cien metros de donde yo estaba: el cadáver de una vaca, escondido entre los espinos, que debía estar muerta desde hacía unos días.
"Extraño" pensé y "¡No hay rebaños de ganado pastando en el área!" me dije a mi mismo; y ni siquiera tenía la etiqueta amarilla con su número de serie en la oreja.
"Debe ser una vaca que murió de alguna enfermedad contagiosa, o un animal robado y muerto por quién sabe qué, y ¡para no rastrear al dueño le quitaron la etiqueta!" deduje, y me alejé: el hedor era insoportable.
⪡Entonces comenzó a llover: el agua descendió como Dios manda, y un relámpago atravesó el cielo; "Con este tiempo no puedo continuar!" Pensé, mientras aún estaba en los árboles.
Me refugié en la parte del cortijo todavía cubierta por un techo; la entrada, incluso sin la puerta, era lo suficientemente alta para que yo entrara sin desmontar, aunque si tuviera que bajar sobre el cuello de Billy.
Dentro di la vuelta al caballo, y lo detuve con el hocico en el umbral de la entrada; Tommy me había seguido y se había agazapado debajo, entre los cascos del caballo; Billy se mantuvo tranquilo: entendió, y sigo pensando que a él también le gustaba no mojarse.
La habitación a la que había entrado era bastante grande, y la poca luz que permitía la entrada, única fuente, me permitió ver en su interior una gran chimenea en ruinas y los restos empapados de un antiguo aparador; y las paredes, aunque toscamente revocadas, estaban ennegrecidas por el humo. "¡Esto debe haber sido la cocina!" dije, seguro por lo que había visto.
Un par de destellos más, seguidos inmediatamente por un poderoso trueno, y poco después dejó de llover; Le di unas palmaditas en el cuello a Billy y, con un ligero golpe de mis espuelas, lo invité a salir.
El agua que goteaba de las ramas del espeso matorral arbolado no me preocupaba, de hecho, me gustaba; me recordaba a la jungla que había atravesado hace muchos años, y luego yo estaba bien equipado: y no causó que Billy cualquier problema.
El perro se sacudía de vez en cuando para liberarse de las gotas que le caían encima al entrar entre la maleza, y con unos gritos le ordené que se quedara cerca de mí.
El suelo mojado se había vuelto resbaladizo, y Billy avanzó con cautela, pero, después de una curva - yo estaba en una avenida estrecha, bordeada de árboles y una maleza espesa e impenetrable, - encontramos una amplia depresión, completamente inundada.
Para continuar debí cruzarlo, pero vacilé: no sabía qué tan profundo era.
⪡Hice avanzar al caballo, hasta que el agua le llegaba justo debajo de la rodilla, y lo detuve; Me quedé pensando si es mejor cruzar ese cuerpo de agua por completo, y esta coyuntura me desconcentró por un momento; Billy, tomándome desprevenido, ciertamente tomado por el deseo de tomar un baño, rápidamente él se agachó, y tumbándose en el agua.
Sorprendido por ese movimiento repentino del caballo - francamente nunca lo hubiera esperado - pivotando sobre la silla salté y logré desmontar, pero aterrizando en el agua turbia y marrón: debido de la tierra que había arrastrado hacia abajo.
Sentí que mis botas se hundían en el lodo y tiré del caballo por las riendas para que no rodara - eso era lo que él quería - y lo obligué a levantarse y salir del agua.
Mis pantalones, por los rápidos movimientos de ambos en el charco, y por los innumerables chapoteos levantados, especialmente por el caballo, se mojaron hasta la ingle, y mis botas también se llenaron, - sentí mis pies dentro, haciendo cick y ciack - y el sillín también estaba empapado; Billy estaba igual de mojado y se sacudió con fuerza, completando el trabajo, pero luego volvió a mirar el agua le hubiera gustado volver a meterse
en ella.
⪡El perro, estaba parado no muy lejos y nos miraba con la cabeza ladeada y la lengua ligeramente afuera, parecía estar riéndose de nosotros.
Le dije algunas palabras al caballo, y le desabroché un poco la cincha: no quería que esto, mojado, empezara a contraerse.
Los cigarrillos por suerte quedaron ilesos, y encendí uno.
Tirando de la brida de Billy, nos alejamos del agua.
"¡Tomaré otro camino!" decidí; y cuando terminé de fumar, volví a montar y continuamos nuestra ronda.
Mucho más adelante, después de subir un cerro y bajar al otro lado de la colina en la que estaba parado, escuché al perro ladrar varias veces, y finalmente lo vi; ya no ladraba, pero estaba allí moviendo la cola, sosteniéndola hacia arriba, mientras estaba olfateándose a sí mismo con otro perro, una hembra.
Mojado y desnutrido, el perro me parecía un vagabundo: tal vez abandonado por un vil dueño.
Tenía las orejas bien formadas, la cabeza pequeña y el pelaje gris, con manchitas negras por todo el cuerpo, y la cola tupida: una perrita bastante bonita.
Era mucho más pequeño en tamaño que mi Tommy, a quien llamé mientras traté de alejar al otro, y me alejé en mi camino de regreso.
Esto nos siguió, y en un vano intento de dejarla atrás puse a Billy al trote; pero todos mis esfuerzos por hacerla desistir fueron inútiles; ésta, con el rabo entre las piernas y las orejas gachas, lo que para los perros es señal de sumisión, a diferencia del caballo, continuó impertérrita.⪢
- Mi Tommy Don Nicò, ese cobarde, pareció en cambio darle coraje: había encontrado a su prometida, ¡Jaja!
- Finalmente... lo acepté y lo llevé a la finca.
- Veo que tu amor por los animales no se detiene en los caballos.
- ¡También para los insectos..., Don Nicò! Te lo contaré más tarde.
⪡Mastro Luis el herrador, mientras tanto había llegado.
"¡Peppino!" dije dirigiéndome al trabajador "Quítales la montura y enjuágales las extremidades y el abdomen; secarlo y ponerlo en su caja, ¡gracias!"
Dirigiéndose inmediatamente al herrador "¡Buenas noches, mastro Luis!" dije acercándome a él y estrechándole la mano; la suya era una mano bastante duro, áspero y encallecido: por los innumerables herraduras realizadas en sus muchos años de trabajo.
"¡Buenas noches, Don Francisco!" respondió con franqueza y claridad, aunque con el cigarrillo entre los labios.⪢
- ¡Éste..., también fumaba?
- Los artesanos honestos... casi todos los, Don Nicò, fuman; mientras que los egoístas no: ellos acumulan! Y el mastro Luis también fumaba Nazionali, como mi padre.
⪡Me asombraba que me hubiera llamado Don, - desde la gente, reservado únicamente para grandes terratenientes o importantes profesionales, e incluso empleados municipales - pero, evidentemente, pensó que también era mi turno.
Mientras tanto, Peppino había dejado a Billy en su caja y había ido a buscar a Carano; era él, quien tenía que ser calzado.
Billy, por su parte, al ver llegar a su compañero y quedarse afuera, comenzó a rascar el suelo y a relinchar fuerte, llegando incluso a golpear con su pezuña varias veces contra la puerta.
"¡Que pasa con eso!" dijo el mastro Luis, sorprendido.
"¡Nada, mastro Luì!" "Cuando está en la su caja, necesariamente quiere que Carano esté cerca de él, ¡de lo contrario lo hace!" "Los
compré juntos, y juntos viajaron hasta aquí; en él camión, durante el largo viaje, se hicieron amigos." respondí.
Mastro Luis, satisfecho con mi respuesta, tomó la bolsa de herramientas, el caballete para apoyar el casco del caballo y, ayudado por su compañero, un pequeño yunque.
Luego se puso un delantal de cuero: adecuado para proteger sus piernas de la herramienta puntiaguda y cortante, que supuestamente usó para recortar los cascos.
Quien lo acompañaba era un hombre que complementaba su jornada ayudando el herrador; su tarea era colocarse en el costado del caballo, y sostener y mantener en posición la extremidad a herrar.
Con Carano atado al anillo de acero fijado en la pared, Billy finalmente se calmó: el trabajo del herrero podía comenzar.
Esperé un poco, y luego entré en la casa para darme una ducha y cambiarme de ropa.⪢
- De la cintura para abajo, Don Nicò, estaba empapado.
⪡Cuando regresé, el herrador ya había herrado las delanteras; Peppino había devuelto a los establos los caballos que todavía pastaban, y se quedó apoyado contra la pared: observando.
Mastro Luis trabajó duro, y yo "Mastro Luis..., ¿alguna vez has herrado un caballo de carreras?"
"¡No!" "¡Este es el primero!" "En mi trabajo..., solo caballos de tiro, mulas y burros: ¡solo estos están aquí!" contestó, mientras con las tenazas quitaba el primer hierro de las patas traseras.
Me gusta hablar con las personas mayores, y le pregunté: "¿Ha sido soldado, mastro Luis?"
"¡Sí!" "En un regimiento de caballería, antes de la guerra: ¡yo era herrador: especializado como enfermero para cuadrúpedos!"
Franco Arbore
Biblioteca
Acquista
Preferenze
Contatto